VEJEZ

  • Evitar el estrés prolongado
  • Promover el contacto social
  • Mantener activa la mente
  • Hacer ejercicio físico
  • Cuidar la dieta
  • Dormir suficientes horas

En el mejor de los escenarios (envejecimiento saludable) las capacidades cognitivas disminuyen paulatinamente a partir de los 65 años. En otras ocasiones, y debido a enfermedades neurodegenerativas como demencia, Alzheimer, Parkinson, ELA, etc., el cerebro queda afectado provocando una perdida importante de neuronas e incrementando el deterioro cognitivo.

La estimulación cognitiva se basa en trabajar las funciones cerebrales que el paciente aún mantiene, tales como la capacidad de comprensión de ordenes sencillas, la motricidad, las capacidades visuoespaciales, el cálculo, la expresión oral y escrita, la memoria a largo plazo, episódica, remota y de trabajo o los movimientos voluntarios simples y complejos, entre otras.

Ofrezco un taller individualizado de terapia cognitiva que se conforma de sesiones en las que se trabaja: orientación a la realidad (TOR), reminiscencia, habilidades numéricas, ejecución de ordenes, diferentes tipo de memoria, jardinoterapia, musicoterapia, fomento de actividades ocupacionales, etc. Todo ello validando a la persona y su situación, a fin de obtener un mejor manejo y comunicación terapeuta-paciente.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies